Thursday, September 06, 2007

Índices dibujados


Según el INDEC, el índice del costo de vida en agosto tuvo un aumento del 0,6%, en el cual por supuesto nadie cree cuando lo compara con la realidad, la cual indica un incremento significativamente mayor.

Quienes adquirieron bonos actualizados por CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia), perciben un interés menor que el que les correspondería de haber efectuado la medición de manera fidedigna. En su mayoría los poseedores de estos títulos son argentinos, esperanzados en quedar al resguardo de la desvalorización del peso que ocasiona la inflación.

En el caso de los bonos ajustados por PBI, con el engañoso coeficiente, proporcionalmente sus tenedores obtienen una tasa de retorno (interés) sustancialmente mayor. En ambos casos lo devengado se halla al margen de la realidad, con el agregado que estos últimos, mayoritariamente fueron adquiridos por inversores extranjeros.

Cuando no se cumplen con los principios de la economía de mercado, y el estado incurre en absurdas regulaciones, inexorablemente perjudica a unos para beneficiar a otros.

Por último, a la hora de negociar un aumento de salarios, el trabajador resultará perjudicado al ser siempre el incremento menor al aumento real del costo de vida.

4 comments:

Natasha said...

Aquí dejándote un saludo mi querido y guapo Charly, en este caso no deseo opinar por que no conozco mucho de la economía argentina, pero la conclusión si, es muy cierta, "se perjudica a unos, para beneficiar a otros" una gran verdad


Un abrazo fuerte y mi cariño

Nati

Charly W. Karl said...

Nati, agradezco tus palabras.
Lamentablemente, aquí en Argentina los gobiernos nunca se han preocupado por la población, solamente han atendido sus mezquinos intereses personales.

Besos!

La chica del surcidio said...

Charly W Karl:

Estimado compañero, de mi mayor consideración os dirijo a vosotros para os deciros que si bien en algun aspecto me encuentro en total acuerdo con tu manifiesto, quiero que recuerdes que ante la vida no hay mal que por bien no venga y eso creo que puede aplicarse a todos los órdenes de la vida.
Quizás haya llegado la hora de que los pueblos oprimidos no le miren los dientes al caballo regalado.

Besitos y más cariños para tí, mi querido aviador...

Charly W. Karl said...

Chica del surcidio, agradezco tus palabras.
si bien a los problemas no los buscamos, podemos elegir las soluciones.

Besos!