Friday, June 20, 2008

Tres personas por m²

En la Plaza de Mayo de la ciudad de Buenos Aires, cada vez que se realiza un acto político suelen haber diferencias significativas acerca del número de concurrentes. Sobre este aspecto debe ser tenida en cuenta su superficie incluyendo las adyacencias, pudiendo obtener la capacidad de personas que en conjunto pueden albergar.

Observando las imágenes satélitales de la histórica plaza, proporcionadas por el programa Google Earth, de este a oeste la longitud es de aprox. 270 m, mientras que de norte a sur son 135 m y, si calculamos que en 1 m² pueden haber tres personas, tras multiplicar ambas cifras y obtener su superficie, volviendo a multiplicar esta vez por 3, siempre y cuando no se altere la ley de incompresibilidad de la materia, algo imposible en el mundo tridimensional que habitamos, llegaremos a la conclusión de que el máximo teórico es de 109.350 personas, con el confort que podría llegar a tener una sardina dentro de una lata. La realidad demuestra que con determinadas modificaciones efectuadas en los últimos tiempos, particularmente el vallado de seguridad, la cifra anteriormente mencionada disminuye en varios centenares de individuos.

Foto: stock.xchng

8 comments:

Ana said...

Ojo, que hay muchos más si contás a los que se trepan a las lámparas y monumentos...

Verónica Curutchet said...

Es que es increíble los números que nos tiran. Siempre mintiendo.
Charly, te he enlazado en el blog GENTE POR LA GENTE

Besos

esteban lob said...

Hola Charly:

Antiguamente, en las concentraciones políticas masivas en Chile, la cantidad de público dependía del color político del diario que informaba. Entonces las cantidades eran tan distintas, que mientras se leía en uno que asistieron un millón de personas, en otro no eran más de 20 mil.¡¡¡¡
Con el paso del tiempo, el crecimiento de la televisión y otras costumbres, esas reuniones masivas de partidarios son casi inexistentes. Sobretodo aquí en Santiago.

Saludos.

Charly W. Karl said...

Ana, la historia Argentina demuestra que la plaza la pueden llenar cualquier cualquier inescrupuloso.

Besos!



Verónica, los que dan tantos números todavía no se percataron que la matemática es una ciencia exacta.

Besos!


Esteban, aquí si no fuera porque a mucha gente los gobiernos les pagan para que vaya a la plaza, el número de concurrentes se podría contar prácticamente con los dedos de las manos.

Un abrazo!

silvina said...

Vaya Ana...infortunado comentario (lo de la lámpara digo...o estaré muy susceptible?)

Es cierto lo que se dijo, cualquier inescrupuloso te llena la plaza de un montón de cacerolas

Amperio said...

Charlycar, disculpe que me salga de tema, pero, no quería dejar de decirle que ha sido un verdadero acierto de su parte la foto de su perfil.
El chorcito floriado le queda, verdaderamente, de perillas. Es un alegato crudo contra las bermudas que tanto daño le hacen al veraneante playero argentino y un contundente argumento contra las sungas, exponentes cabales del expansionismo brasilero.
Siga así, Charlicar, siga empingado por la playa, inmune a todo y atento a las cosas verdaderamente importantes.

Y, le confieso, yo también uso chorcito, sólo que el mío tiene un ratonmikey de perfil, parcialmente empingado porque es un diseño infantil.

UAP, Charicar. No se olvide que lo quiero.

Charly W. Karl said...

Amperio, soy de la idea de que en una playa lo ideal es estar como cuando uno llegó a este mundo. Lo que ocurre es que en ese inhóspito lugar hacía tanto frío que por poco se me congelan las piernas y otras partes de mi anatomía...

Un abrazo!

Amperio said...

Tiene razón, compañero...
Pero sepa que las piernas aguantan el frío, cosa que no sucede con las bolas, dado que éstas se ponen arrugadas y negritas por el abrupto descenso de la columna mercurial.
Mi tío Coco sufría el mismo problema que Ud. y supo solucionarlo con un parche de lana de vidrio aplicado bajo el chorcito.

Pruébelo, amigo, es infalible.
No se olvide que lo quiero, UAP.