Monday, September 29, 2008

Efectos contraproducentes

Debido a la creciente ola de robos y asesinatos que han obligado a muchos a cambiar sus hábitos, por temor a enfrentarse con alguno de esos marginales que disfrutan infligiendo sufrimientos a sus víctimas, han proliferado una cantidad muy variada de recursos tecnológicos para proporcionarle a la gente lo que el estado por su incapacidad absoluta no está en condiciones brindar, es decir seguridad.

Sobre el este tema hago hincapié en un error cometido por una persona conocida, que para no exponerse a un arrebato decidió comprarse un reloj de marca Rolex, fraguado y por pocos pesos. El problema se presentó cuando un par de malvivientes confundieron el cronografo con uno auténtico y le dieron una feroz golpista para quitárselo. La conclusión es más que obvia, las ostentaciones suelen tener efectos contraproducentes.

9 comments:

Criminal said...

"el este tema" es uno muy peliagudo. Mejor comprarse una imitación de Emit, o de Casio.

MARIANVS said...

Coincido con vos Charly. A esos negros de mierda que ni siquiera tienen el buen tino de distinguir un rolex verdadero de uno falso a la hora de propinar golpizas indiscriminadamente a los que, afortunadamente son gente como uno no hay que darles ni la hora. Y digale a su amigo que no sea grasa ya que los rolex pasaron de moda hace una pila de años, que si quiere estar en sintonía que vea la colección que salió este año en la exposición mundial de Zurich.

Amperio said...

Desde la vez que viajé al Paraguay y averigué los precios de las imitaciones de relojes de marca, supe que los Rolex tienen su sello distintivo. Ante mi pregunta de precios, el vendedor respondió: Seiko dié, Citizen dié, Orient dié, Casio dié. Sólo el "Rolex once" marcó la nota de prestigio.

UAP, Charlicar. Mis condolencias por el tema de Gualstrí y por Independiente.

Amperio said...

Perdón, chamigo. Me fuí por las ramas y es necesario volver al tema central de su post.

Su amigo... ¿es medio pelotudo?

UAP, mi socio.

Todos Gronchos said...

Ja ja! Yo también ando con un reloj trucho, pero es una copia de un reloj berreta, para no desentonar.

Charly W. Karl said...

Criminal,alternativamente utilizo un Casio y un Swatch; son buenos, baratos y no creo que nadie me los afane.

Un abrazo!


MARIANVS , las cuestiones racistas las dejo de lado, puesto que todos somos iguales ante los ojos de Dios. En lo que respecta a el reloj, hay que verlo muy de cerca para darse cuenta que es falso, posibilidad que no tiene un chorro hasta después de sustraerlo.

Un abrazo!


Amperio, es público y notorio que en la triple frontera hasta se puede llegar a conseguir una ametralladora antiaérea. El conocido mío cometió un grave error al utilizar un reloj trucho que parecía verdadero.

Un abrazo!


Groncho, como están las cosas dentro de poco va a ser necesario utilizar un reloj de arena.
Conviene llevar 20 pesos en un bolsillo; sí a uno lo asaltan y no llega a tener un mango lo matan.

Un abrazo!

Darío said...

una buena golpista es por ejemplo la señora Pando?

La chica del surcidio said...

www.elciudadanoargentino.blogspot.com/2007/10/las-apariencias-engaan.html

Charly: Como verás casi ya no me falta mucho para ser la presidente de tu club de fans. Un abrazo para vos y para amperio que son los únicos que demuestran coherencia a través del tiempo, a Amperio lo abrazo desde atrás para que no se me escape

Amperio said...

El comentario del amigo con tetas me recordó una triste situación por la que tuvo que pasar un amigo mío, el Hernán Páramo. Para no exponer a su mujer a riesgos innecesarios, salía a pasear con una mujer trucha, es decir, con una portadora de bulto como esa amigo suyo que le comenta.
Lo asaltaron en Villa Fiorito, le empomaron al travesaño y a él le dejaron el culo como un mandril de tantas patadas que le dieron.
En definitiva, tan mal no le fue al Hernán. Peor hubiera sido que se lo piroven.

UAP, aviador.