Wednesday, December 26, 2007

Calamitosas gestiones desde hace veinte años


Los centros hospitalarios de la ciudad de Buenos Aires, al presente se hallan colapsados por la cantidad enorme de pacientes que concurren provenientes del conurbano, sufriendo una merma en la calidad de la atención médica al no estar en condiciones la infraestructura para satisfacer los legítimos requerimientos de tanta cantidad de gente.


Como es inconstitucional dejar a alguien sin atención médica, además de inhumano, una solución tal vez sería exigirle a los municipios de los cuales pertenecen los pacientes, que paguen una compensación a la ciudad por el muy marcado desequilibrio entre capital y provincia.

Esta situación es la consecuencia de veinte años de calamitosas gestiones justicialistas en la provincia más poblada de la República, que lejos de solucionar los problemas, paulatinamente los ha ido complicando y obligado a sus residentes a la injusta situación de tributar impuestos en un sitio, no recibir los servicios mínimos indispensables y tener que desplazarse a la capital para obtener atención médica adecuada, particularmente en el caso de enfermedades crónicas. En realidad el problema más grave es la falta de educación, de lo contrario el populismo con sus aberrantes prácticas clientelistas no tendría cabida en la sociedad y, la gente con su voto hubiera penalizado a aquellos que gobiernan sin la idoneidad requerida para desempeñarse en sus cargos.

6 comments:

LORD MARIANUS said...

Me permito corregirte Charly. La salud, al igual que la educación son servicios a cargo de las provincias, en todo caso, la "deudora" es la provincia de Buenos Aires y no los municipios, ya que estos tienen otras funciones, pero no esas.

Con todo, el sistema de salud argentino da cabida a todos, o sea, a todos, hasta para el indigente y para el mal educado. En otros países, directamente, te morís en la calle ya que no te atienden si no tenes cobertura.

Buenos Aires debiera sentirse orgullosa de poder brindar a los habitantes de provincia la salud que esa misma provincia no les puede dar. Si queremos ser buenos ciudadanos y buenos argentinos, debemos ayudarnos entre todos y ceder un poco de nuestro terrenito.
He aquí la gran patología argentina: Todos vamos a tomar el café luego, el problema viene a la hora de pagar la cuenta.

CLAUDE said...

Bravo, Charly, ciento por ciento de acuerdo.

OliverX said...

La hipocresía es lo que más se aborrece. En San Isidro sólo atienden en consultorios externos a gente del municipio.
Obviamente que urgencias va a ser para todo el mundo sea donde uno esté.
Un tratamiento de dos años o 6 meses es prácticamente un subsidio para la ciudad.

Charly W. Karl said...

Lord Marianus, gracias por el comentario. Muchos hospitales bonaerenses dependen de los municipios en los cuales se encuentran, además varios centros de salud.

En este caso no es una cuestión de orgullo, sino de disponibilidad, el hospital de niños Pedro de Elizalde atiende al 70% de pacientes provenientes de la provincia además de extranjeros indocumentados. No tengo problemas de que con mis impuestos reciban la atención indispensable, el problema es la tremenda corrupción que hace que el dinero no llegue a donde debiera producto de las desleznables prácticas clientelistas de una dirigencia perversa que se jacta de ayudar a los pobres, pero siempre termina perjudicándolos.

Desde hace veinte años el justicialismo gobierna la provincia de Buenos Aires de manera desastrosa, incluso uno de los gobernadores caracterizado por su voluminosa cabeza, dijo de la bonaerense que era la mejor policía del mundo, cuando tal vez sea una de las peores.

Cualquiera que recorra los alrededores de la capital notará que las villas miseria tienden a extenderse año tras año como la metástasis de un tumor.

En lo que respecta a sistemas de salud, los mejores que hay en la actualidad son el escandinavo y el canadiense.


Un abrazo!


CLAUDE, el problema es que los dirigentes populistas precisan a los pobres para que los voten; si la gente tuviera la educación adecuada a semejantes rufianes no los votaría nadie.

Un abrazo!


OliverX, ayer la Sra. presidenta estuvo en la villa La Cava, partido de San Isidro, donde pronunció un discurso dando la impresión que se olvida que hasta hace muy poco quien estaba a cargo del poder ejecutivo era su marido.

Un abrazo!

Daniela said...

Charly...vengo a darte un abrazo y desearte lo mejor para el próximo año. Estoy descansando de la política, ya sabes las frustaciones que han traído los malos gobernantes a mi país.
Besos.

Charly W. Karl said...

Daniela, como siempre agradezco y valoro mucho tus afectuosos saludos.
Hacés bien en descansar y no pensar en cuestiones conflictivas, en realidad debería hacer lo mismo que vos, por unos días tendría menos problemas.

Besos!