Monday, August 14, 2006

De bibliotecario, a Inspector de aves y conejos


Jorge Luis Borges (1899-1986) fue uno de los más grandes escritores que ha dado nuestro país, que desde el principio se opuso a un gobierno elegido por voto popular pero con tendencias autoritarias, y que por esta postura sufrió un sinnúmero de problemas, siendo su causante el régimen que dirigió los destinos del país entre 1946 y 1955.

Borges por aquel entonces se desempeñaba como bibliotecario en la Biblioteca Nacional, y desde el principio manifestó su oposición al autoritarismo creciente de la época. Esta postura le hizo ganar muchos enemigos. Cierto día llega a la biblioteca un funcionario gubernamental y le dice a Jorge Luis que lo consideraban su enemigo, y que no iba a ser más bibliotecario, pero que podía mantener un empleo en el estado, solo que se lo cambiaba de sector, se lo nombraba "Inspector de aves y conejos", en un intento para doblegarlo anímicamente puesto que de este tema el no sabía absolutamente nada, y de paso se nombraba director del citado establecimiento a un funcionario afín al oficialismo.

Siempre las dictaduras temen a los que piensan porque ven en ellos a un enemigo, no porque pueda ocasionarles ningún perjuicio directo, sino porque el solo hecho de pensar, de discernir y no estar de acuerdo con el mandamás de turno, es inadmisible para las mentalidades autocráticas, las que a lo único que aspiran es a la suma del poder público para ser utilizado no en beneficio del país, sino de ellos mismos, satisfaciendo sus egos llenos de inseguridad y carentes de ideales republicanos.

2 comments:

Daniellha said...

Charly...una vez más, estoy de acuerdo contigo,los qué pensamos, molestamos a los dictadores, sólo les interesan los títeres.
Besos!

Charly Karl said...

Valeria, una de las peores cosas que le puede ocurrir a un país es que no rija el estado de derecho, como ocurre durante las dictaduras.

Besos!