Wednesday, August 09, 2006

Que haya paz, ahora mismo

El Consejo de Seguridad, reunido para analizar la situación en Medio Oriente. Foto: AP

La decisión del gobierno israelí de profundizar su ofensiva sobre el Líbano, muestra a las claras, la poca predisposición de las partes contendientes para alcanzar un acuerdo de paz justo y duradero, siendo los civiles, especialmente los niños los más perjudicados, en esta y en todas las guerras que hemos sufrido los humanos desde tiempos inmemoriales.

La comunidad internacional una vez más ha demostrado no estar a la altura de las circunstancias, puesto que de actuar con firmeza, exigiendo a las partes que pongan fin a las hostilidades, sin lugar a dudas se terminaría con tanto horror, desechando la posibilidad de que el conflicto se extienda involucrando a más países de la región.

El grupo integrista Hezbollah como primera medida debería dejar de atacar al estado de Israel, y este último cesar sus operaciones en el Líbano, para negociar un acuerdo de paz definitivo, en el cual ambas partes cedan en pos de una solución integral, que no sería otra, según mi leal saber y entender, que la creación de un estado Palestino en Gaza y Cisjordania con capital en Jerusalén oriental, recibiendo el estado hebreo garantías por parte de los países árabes de que cesarán los atentados terroristas en su contra.

La paz es posible y necesaria en esa convulsionada región de planeta, pero tiene que ser ya mismo, para ahorrarle a gente inocente, tanto israelíes como libaneses, semejante sufrimiento, que por lo visto hasta ahora no hay indicios de que termine.

2 comments:

Daniellha said...

Charly...aunque se envíen tropas para pacificar los conflictos bélicos, es imposible imponer la paz por las armas. Sólo descubriendo la paz interior en nuestra mente y ayudando a los demás a hacer lo mismo podremos conseguir la paz mundial.
Besos!

Charly Karl said...

Valeria, es cierto la paz no se puede obtener por imposición, sino por decisión de las partes, de lo contrario todo será efímero y al cabo un tiempo volverán a las mismas de siempre. Lo que en esa convulsionada región hace falta, es un cambio de actitud.

Besos!