Monday, April 23, 2007

Boris Yeltsin

Boris Yeltsin. Foto: AFP

Uno de los méritos que debe reconocérsele a Boris Yeltsin (1931-2007), es haber contribuido a la erradicación del régimen comunista, que tanto daño le causó a la humanidad, al igual que el fascismo y todas sus variantes de izquierda y de derecha.

Ese día en el que se sublevó el ejército Rojo, ante un jackeado Mijaíl Gorbachov por el difícil proceso de transición que estaba llevando a cabo, fue precisamente Yeltsin que le hizo frente a la situación y pudo frenar el intento de retomar el poder de los sectores que habían sido desplazados por la inviabilidad absoluta de las políticas marxistas que sustentaban. A pesar de su deteriorada salud que lo obligaba a frecuentes internaciones, pudo ejercer un liderazgo aceptable en un país extremadamente complicado, que contaba con miles de ojivas nucleares listas para ser disparadas en cualquier momento, y como en el otro bando disponían de similar poder de fuego, la respuesta sería devastadora, y el efecto sinérgico de la utilización de semejantes armas por parte de ambas superpotencias hubiera terminado con la vida humana y animal de nuestro planeta, logrando sobrevivir algunos de los más desagradables insectos.

10 comments:

Amperio said...

Ud. me desconcierta, Charly.

No se andará mamando antes de escribir ¿no?

Felicitas Segui said...

Dicen que era un alcohólico feroz.

Charly W. Karl said...

Amperio, soy abstemio y medio vegetariano, mi única debilidad es el dulce de leche.

Un abrazo!


Felicitas, en una oportunidad Yeltsin realizó una gira por Estados Unidos y al regresar a su país el avión efectuó una escala técnica en Irlanda, donde lo estaba esperando para mantener un breve encuentro en el aeropuerto, el primer ministro de aquel país. El presidente ruso no bajó del avión, argumentando su vocero un problema de salud, pero extraoficialmente circuló la versión de que se encontraba completamente alcoholizado.
Las múltiples internaciones a las que era sometido, tenían por finalidad el tratamiento de su adicción al vodka.

Besos!

Amperio said...

Cuando se paró frente al tanque, también estaba en pedo.
Sobrio no lo hacía ni ahí...

Charly W. Karl said...

Amperio, eso solo Dios lo sabe.

Un abrazo!

La chica del surcidio said...

Amperio: Yo le respetaba, pero ahora sepa que medio que me desilusionó, cómo va a creer que Charly toma alcohol?
No cierto que a vos te gusta el terma, Charly?
Espero una disculpa de su parte Amperio o me veré en la obligación de acudir al Cómite de Ética de las Unidades Básicas del Conurbano.
Después no diga que no le avise, compañero.

Un abrazo Charly

Charly W. Karl said...

Chica del surcidio, no hay problema, Amperio lo dijo con buena onda.

Besos!

La chica del surcidio said...

Compañero Charly: Permitame disentir con usted. Espero me perdone este atrevimiento, pero el compañero Amperio ha traspasado los límites de la moral y las buenas costumbres al insinuar que usted es de empinar el codo.
Ante todo el respeto, eso decía el General y si decimos que somos peronistas lo debemos mostrar con los hechos y actitudes nuestras de cada día.
Sabe que le diría Perón a Amperio si viera con sus propios ojos éste desdén aqui cometido?
Minímo le diría "imberbe" y lo echaría de este post, porque de seguro si el General viviera sabría tu contraseña en blogger Charly, y no dudaría en calzarse ese poder para poner orden y paz en el mundo blogger.
Amperio: Retractese (mire que lo tengo al telefono al compañero Guillarte y se está encabronando)
Un fuerte abrazo y estoy para lo que necesites, Charly

Charly W. Karl said...

Chica del surcidio, nunca me enojo con nadie, y quienes me conocen dicen que soy tan bueno que cuando hago gimnasia transpiro agua bendita.

Besos!

La chica del surcidio said...

No dudo de lo buena persona que eres, pero todo tiene un límite, compañero. Todo tiene un límite.