Monday, April 09, 2007

Los violentos siempre terminan mal


Nuestra Constitución Nacional, es muy clara cuando determina las atribuciones que tienen las fuerzas de seguridad, por este motivo para vivir en un auténtico estado de derecho el policía que asesinó al Profesor Carlos Fuentealba debe ser sancionado con todo el peso de la ley, al igual que las autoridades políticas que mantenían a ese individuo en la fuerza, tras cometer numerosos hechos irregulares, incluso haber sido denunciado por su esposa a raíz del maltrato al que la sometía.

Los integrantes de la agrupación de facinerosos autodenominada Quebracho, también están al margen de la ley y no se puede admitir que ingresen en un local partidario, lo destruyan y posteriormente lo prendan fuego.

Lamentablemente, hay muchos que ven la realidad en forma parcial, desde el momento en que critican la violencia de un sector pero justifican la del otro sector, cuando en realidad si se pretende ser coherente se debe rechazar siempre a la violencia provenga del sector que proviniese.Todos los que se apartan de la ley deben ser sancionados como ésta lo determina, sea quién fuese e independientemente de su ideología política, todos los violentos son iguales.

Recordemos que nuestra legislación tipifica al corte de una ruta nacional como un delito federal, pero de ahí a utilizar el asesinato a mansalva para impedirlo, hay una diferencia sustancial.

2 comments:

La chica del surcidio said...

Algo así como la teoría de los dos demonios pero modernizada, no Charly?
Te pido disculpas de todo corazón si entendí mal y no apuntabas hacia eso.
Gracias por tu sensibilidad y compromiso social, ojalá todos los que te leen esten igualmente comprometidos.

Charly W. Karl said...

Chica del surcidio, en lo que respecta a este tema no soy teórico sino que trato de ser práctico, por lo tanto no hago distinciones entre los que generan violencia. Los que se encuentran en los extremos del espectro ideológico, siempre van a justificar la violencia de un sector y criticar la del otro sector, y al que no piense como ellos lo tratarán de defenestrar.

Besos!