Wednesday, April 04, 2007

La lucha por la libertad

Ken Charney sentado en su Spitfire

Durante los aciagos años del nazismo el mundo se polarizó entre los simpatizantes de esa infame ideología, y los que independientemente de sus ideas políticas y o concepciones filosóficas, defendían los valores de la libertad como sistema de vida. Argentina no pudo quedar al margen de esa cruel lucha y las diferencias se hicieron notar rápidamente en la ciudadanía, con infinitamente menos intensidad que en el continente europeo.

Lamentablemente no se recuerda, o mejor dicho se intenta soslayar maliciosamente, la firme postura de varias familias de ascendencia alemana que editaron y financiaron un periódico en el que se denunciaban los atroces crímenes del régimen nazi, sin que hicieran mella en estos defensores de la libertad, la posibilidad cierta de pagar con sus vidas la firme oposición al fascismo que demostraron desde un principio.

Tampoco se puede dejar de recordar el temple de casi 600 argentinos que prestaron servicio como voluntarios en la Real Fuerza Aérea Británica, en su mayoría como pilotos, quienes con su inquebrantable temple colaboraron para frenar el avance de las potencias del eje, salvando al mundo de caer irremediablemente en un precipicio del que hubiese sido difícil salir, cuando no imposible. Uno de los voluntarios argentinos más condecorados fue el piloto Ken Charney cuya foto se encuentra en este post, sentado en su Spitfire con no más de veintidós años de edad.

Por estos motivos es falso argumentar que Argentina se abstuvo de participar en esa contienda, lo habrán hecho los gobernantes de turno, pero la realidad es que muchos compatriotas ofrendaron su vida y parte de su capital para que triunfara la libertad, y pudiera ser derrotada una de las más salvajes dictaduras de la historia.


Una parte de los voluntaros argentinos

A quien le interese la historia de estos valientes pilotos argentinos, que como voluntarios se alistaron en la RAF (Royal Air Force) para luchar contra el nazismo, le recomiendo la lectura del libro "Alas de Trueno", que puede ser adquirido en la Biblioteca Nacional de Aeronáutica, situada en Paraguay 748 - 3er. piso, Ciudad de Buenos Aires, teléfonos 4514-4237/40 o 4317-6000.


Firmes Volamos / Alas de Trueno


2 comments:

esteban lob said...

Compruebo, estimado Charly, que muchos de los valores y posiciones que sustentas, son también los míos.
En el caso del presente post,
no por auto referencia, sino como elemento explicativo, te digo que yo nací en Alemania, en la de Hitler, en el seno de una familia judía que fue diezmada durante la Segunda Guerra Mundial en campos de concentración.
Sin embargo, mi padre, mi madre y yo, único hijo, fuimos a dar a Chile en 1939, teniendo yo tres años de edad.
Tuvimos la suerte que miles no tuvieron.
Y habiéndome criado en Chile, estando casado con chilena y con hijos y nietos chilenos, he aprendido a tener una lógica intolerancia contra el nacionalismo extremo, porque comprendo que por los mismos azares del destino que nos llevó a Chile, pudo haber sido a Argentina, Bolivia, Estados Unidos o Australia, por lo que ahora yo sería argentino, boliviano, norteamericano o australiano.
Al final de esta reflexión, cabe otra. Si no hubiera sido por Hitler, seguramente yo habría crecido, me habría formado y seguramente seguiría viviendo todavía, en esa Alemania tan hostil entonces, contra todo lo que no fuera raza aria.
Pero, al cabo del tiempo, sin ser observante de la religión que me vio nacer, agradezco a Dios porque todo el curso de los acontecimientos en torno a mi y mi propia familia haya sido tan beningno.

Saludos.

Charly W. Karl said...

Esteban, realmente es emocionante su experiencia. Coincido completamente con usted, todas las dictaduras sean del signo que fuesen son una calamidad para la humanidad. En el mundo hay ejemplos de personas que lograron sus objetivos políticos sin recurrir a la violencia, tal es el caso de Mahatma Ghandi, Martin Luther King, Nelson Mandela y muchos más.

Un abrazo!