Wednesday, March 21, 2007

Accidentes por negligencia


La falta de cultura vial, en nuestro país ha llegado a un extremo que requiere la acción inmediata de la sociedad en general y de las autoridades nacionales, provinciales y municipales en particular. En lo que va del año la cifra de muertos en las rutas, ha superado el número de ochocientos, teniendo el puesto número uno a nivel mundial en cuanto a accidentes automovilísticos.

Pienso que el ministerio de educación, cuyo ministro brilla por su ausencia al estar enfrascado en una campaña electoral, podría realizar un aporte de incalculable valor para abordar este drama cotidiano que puede afectar a cualquiera, desde el momento en que sale a la calle en esta jungla de cemento, por cierto mucho más peligrosa que la africana, puesto que allí las leyes establecidas por la naturaleza se cumplen inexorablemente.

Se debería establecer la educación vial en la escuela primaria, y motivar a los chicos para que les inculquen a sus mayores el respeto a las normas de tránsito, y adviertan a sus padres en caso de cometer alguna infracción, o intentar manejar después de haber bebido alcohol, con la autoridad que tiene todo aquel que procede correctamente, por más que se trate de un niño.

6 comments:

Amperio said...

Adhiero a su propuesta, compañero.
Pero debería crearse un marco legal que proteja a la infancia de los posibles maltratos a los que los sometan sus progenitores al ser reconvertidos por sus malas o bien potencialmente peligrosas acciones.
También habría que prever algún tipo de apoyo psicológico para las criaturas. No es fácil para un niño que ve a su padre como ejemplo de vida o, tal vez, como superhéroe decirle, por ejemplo:
-Viejo, tenés un pedo mormoso, dejá el Citroen ahí o llamo a la gorra.

esteban lob said...

En Chile también padecemos de accidentes de tránsito, que podrían evitarse. Las cifras anuales de muertos y heridos por este motivo, son enormes. Lo que aparece en este post sería también válido para nosotros.
Saludos.

Charly Karl said...

Amperio, me parece muy valioso tu aporte, y sirve para que todos tomemos conciencia de un grave problema del cual somos potenciales víctimas.

Un abrazo!



Esteban, por lo que conozco en Chile se conduce mejor que en Argentina, esto lo afirma mucha gente que ha visitado su país.

La velocidad máxima a la cual se puede circular aquí es de 130 km por hora, pero hace poco salió a la venta un automóvil que puede ir a 300 a km por hora. Pienso que una de las alternativas sería establecer desde fábrica un límite de velocidad, y que ninguna modificación técnica realizada posteriormente pueda ser modificarlo.


Un abrazo!

La chica del surcidio said...

Compañero! Esa es otra razón para desplazarse vía aire y no vía cemento o rieles electricos. Mire con Perón los accidentes de tránsito habían descendido notablemente porque en cada ruta había un señor que los guiaba y amedentraba para que la velocidad se mantuviera dentro de los límites del buen gusto. Eso ya no pasa y es una pena ver como las aseguradoras se van yendo en bancarota mientras miles de autos se convierten en chatarra.
Ojalá todo cambie alguna vez.
Besos, Charles!

Charly Karl said...

Chica del surcidio, Perón es hitoria, y sus grandes errores cometió.

Besos!

La chica del surcidio said...

Yo no lo veo así.
Perón fue un gran hombre, que luchó por su pueblo, que nos dio trabajo, pan dulce, sidra, gambertunis y derechos sociales.
Nadie puede negar que fue un estadista.
Nadie puede Charly y vos tampoco podés.
Igualmente respeto todas tus opiniones, pero en esta no estamos de acuerdo.