Friday, March 30, 2007

Incompatibilidad evidente


En los controles de alcoholemia, a los que son sometidos los conductores en las rutas se penaliza a todo aquel que tenga una cifra superior a 0,5% por ml de sangre, cifra que a mi entender es completamente relativa porque no se tiene en cuenta la capacidad de asimilación del individuo, puesto que el órgano que metaboliza el alcohol es el hígado a través de las numerosas enzimas que produce, influyendo numerosos factores como pueden ser el peso, la proporción de tejido adiposo y músculo, estado físico general y algún medicamento que se pueda estar tomando y que directa o indirectamente potencie el efecto del alcohol, como puede ser el caso de los antihistamínicos o antihipertensivos. En resumidas cuentas, no existen dos personas iguales, tampoco dos metabolismos que lo sean.

El alcohol, al actuar sobre el sistema nervioso produce un aumento en el tiempo de respuesta (disminución de reflejos) y una falsa sensación de bienestar, por estos motivos un conductor en semejantes condiciones, además de no tener conciencia del deterioro de su performance, tenderá a asumir riesgos desmedidos.

La ingesta de bebidas alcohólicas y la conducción de vehículos son incompatibles, y la cifra antes indicada no es garantía de nada, por lo tanto a mi entender debería prohibirse de manera absoluta y definitiva el consumo de tales bebidas antes de sentarse al volante de un automóvil o transporte de pasajeros o carga.

Indudablemente, hay otros factores que influyen en el alto índice de accidentes de tránsito ocurridos en nuestro país, como es la prácticamente nula cultura vial de la población, pero si no se actúa de manera enérgica en esta cuestión seguirá muriendo gente inútilmente, y en este aspecto la prevención es una obligación de todos.

9 comments:

Guadalupe said...

Creo que es penoso que ni siquiera una ordenanza tan fácil de cumplir y controlar, como es la obligatoriedad de portar cinturón de seguridad al conducir o viajar en un rodado, sea controlada por las autoridades - y tan poco cumplida por los ciudadanos.
Los primeros hacen una campaña para instalar un intendente inoperante y años después nadie se acuerda, y los segundos se quejan de los accidentes pero no son capaces de ponerse el cinturón. Una pena.

Charly: tu blog es uno de los que más disfruto. Se ha convertido en lectura obligada para mí. Besitos.

Gabrielus said...

Charly coincido contigo en la total prohibición del alcohol al conducir. Aquí en Santa Fe es una verguenza la cantidad de accidentes por conductores alcoholizados, además de no respetar las leyes de tránsito.
Al final no respetan su mismas vidas ni las de los demás. Es triste, pero así es.
Muy buena info amigo.
Abrazo y buen fin de semana largo!

Fabiana Bump said...

Totalmente de acuerdo: alcohol 0% si vas a conducir.
Obvio.

Charly Karl said...

Guadalupe, se tendría que haber declarado la emergencia vial hace varios años, tal vez ahora en este aspecto estaríamos mejor, pero de todos modos son especulaciones, lo importante es lo que se haga de aquí en adelante pero lamentablemente no hay voluntad para solucionar los problemas que aquejan a la gente.

Agradezco de todo corazón tu elogioso comentario.


Besos!



Gabriel, en realidad donde peor se maneja es en la ciudad de Buenos Aires y zonas aledañas, en el resto del país ocurre algo bastante parecido.

Un abrazo!



Fabiana, el alcohol tiene un efecto de desinhibidor y muchos antes de salir a correr picadas, beben cerveza creyendo erróneamente que tendrán mayor lucidez poniendo en peligro la vida propia y ajena. Con respecto al alcohol, estoy de acuerdo en aplicar el principio de tolerancia cero para los conductores.

Besos!

Dieguistico! said...

Muy bueno tu blog, pero voy a disentir con vos en este tema. Una norma de tolerancia cero carecería, a mi entender, de toda racionalidad. ¿O acaso comer un bombón con licor te inhabilita para conducir? ¿Si voy a visitar a mi abuela un domingo a la tarde y me convida una copita de licor de huevo me tengo que volver en remis? Una norma como la que proponés tendría resultados absurdos, y al ponernos a todos los ciudadanos potencialmente en falta, no haría más que dar mayores oportunidades para la corrupción y la arbitrariedad de los funcionarios.
Por otra parte, no existe norma capaz de solucionar el problema del tránsito en la Argentina, porque es materialmente imposible poner un policía por cada conductor.
Es un problema cultural, y sólo puede solucionarse con educación y un cambio de mentalidad.
Y no es que no me parezca un problema grave, de hecho cada vez me da más miedo manejar por las rutas, viendo lo loca que está la gente, yendo a cualquier velocidad, queriendo pasar por cualquier parte y provocando los lamentables y trágicos accidentes que todos conocemos.
Pero, insisto, las leyes no tienen efectos mágicos y no hay que pedirles más de lo que ellas pueden dar.

Saludos.

Charly W. Karl said...

Dieguistico!, muchas gracias por tu comentario. En lo que respecta al alcohol, a mi entender es incompatible con el manejo de un automóvil puesto que la calle está a disposición del público en general, entonces los conductores deben actuar de acuerdo a lo que establece la ley y además extremar todas las medidas de precaución para no perjudicar a terceros.

Un abrazo!

MAR said...

Charly: como dice Gabriel ¡Al final no respetan su mismas vidas ni las de los demás yo agrego...que hagan de sus vida lo que quieran!!!pero no con la de los demás!!!
cariños
mar

Javert said...

Charly: por estos días, el Sr. Le Pen, un nacionalista de ultraderecha candidato a presidente en Francia dijo que el nivel de alcohol tolerado por la ley es... MUY BAJO, bueno es que el Sr. quiere llevarse algunos votos de los seguidores de Dyonisos.
Ok, es un extremista. Pero lo tuyo, si bien en las antípodas, es extremismo al fin. Prohibir tomar alcohol es una medida que atenta contra la libertad individual. Lo que se intenta hacer con esa ley es restringir el exceso de alcohol al conducir por los problemas que vos enumeraste. Eso esta bien.
Por otro lado habría que conocer la opinión de un especialista pero parto del principio que ese nivel de alcohol tolerado para conducir es el piso. Absolutamente (en edad legal de manejar) puede perder los reflejos con ese nivel de alcohol en las sangre.
Ricorda, los extremos son malos y hay que tener cuidado con ellos.
Diego de donde sacaste ese ejemplo ja

Charly W. Karl said...

Javert, gracias por tu participación. En lo que respecta al alcohol está científicamente comprobado que aún en dosis mínimas produce una activación en el lóbulo frontal del cerebro con un efecto desinhibitorio, por lo tanto quien haya bebido tenderá a asumir riesgos innecesarios, y por otro lado inhibe otras áreas neuronales como por ejemplo las relacionadas con la respuesta física ante determinados estímulos, lo que se trasunta en una disminución de los reflejos. Todo esto conspira negativamente en la performace de un conductor, aumentando las probabilidades de tener un accidente.
Los que somos abstemios no le imponemos beber agua mineral a nadie, pero todo aquel que quiera beber alcohol que lo haga, pero por su bien y el del prójimo que se abstenga de conducir.

Un abrazo!