Friday, March 23, 2007

La tomografía, descartó las presunciones


Un par de años atrás, durante la realización de un chequeo médico de rutina que se me efectúo, en el análisis de sangre se encontraron ciertos valores fuera de lo normal, acto seguido fui derivado a un hematólogo, el cual me indicó otro análisis de sangre, pero más exhaustivo, y una ecografía abdominal.

En el informe de la ecografía decía esplenomegalia, cuyo significado es agrandamiento del bazo, órgano que interviene en numerosas funciones inmunológicas. El médico con los datos obtenidos me indicó la realización de una tomografía computada de tórax, abdomen y pelvis argumentando que las imágenes tridimensionales y secuenciadas de los órganos como si éstos fueran divididos en pequeñas porciones, darían la información precisa acerca de lo que podría llegar a padecer, dándome a entender lo que ya me imaginaba que podría ser, y no era otra cosa que un linfoma, cáncer de los ganglios linfáticos.

En ningún momento sentí temor sabiendo que el 70% de quienes tienen esa enfermedad se curan completamente, pero si me encontraba en el 30% restante lo tomaría con la misma tranquilidad, porque uno no elige los problemas, a lo sumo puede elegir las soluciones.

La tomografía indicó claramente que no tenía esa enfermedad, y mi estado de ánimo fue el mismo que antes, porque como dije varias veces, venimos a este mundo para aprender y cuándo partimos accedemos a otra dimensión de tiempo y espacio, donde la vida continúa de manera superadora.

El odio, el miedo y las ansias de dominación son lo que frenan nuestro desarrollo espiritual, y al erradicarlos, o al menos reducirlos a su mínima expresión, nos acercamos a un estado de paz interior que nos permite enfrentar con hidalguía cualquier dificultad que se nos presente, independientemente de cómo se sucedan los acontecimientos.

2 comments:

Amperio said...

Nadie muere en la víspera, compañero. Su sangre fría me hace acordar a la de los compañeros recuperadores y expropiadores de hace algún tiempo.

Hasta la victoria.
UAP, Charly

Charly Karl said...

Amperio, en cuanto a la víspera diría que es difícil predecirla.
No creo que sea sangre fría, sino conciencia de que nuestra vida en este mundo es una etapa para adquirir vivencias y poder desarrollamos espiritualmente, para posteriormente acceder a planos más elevados en la medida que nuestras acciones hayan sido positivas, respetando al prójimo como a uno mismo. Esto es más o menos lo que decía Jesucristo.

Un abrazo!
Charly