Saturday, January 06, 2007

La violencia, engendra más violencia

D. Rumsfeld y S. Hussein durate los años 80

Nadie duda de que Saddam Hussein (1937-2006) fue un dictador sanguinario, que ostentó el poder en Irak entre 1979 y 2003, siendo apoyado por occidente durante la guerra con Irán (1980-1988) para frenar el expansionismo del fundamentalismo islámico, volviéndose en contra de Estados Unidos tras la invasión del emirato de Kuwait a fines del año 1990, para posteriormente ser derrocado por las fuerzas norteamericanas en el año 2003, esgrimiendo el falso argumento de la tenencia por parte del país árabe de armas de destrucción masiva, cuando según los mismos expertos de la ONU no las poseía, tal cual quedó confirmado durante la desigual lucha y con posteridad a la rendición del diezmado ejército iraquí.

Una vez derrocado Saddam debía haber sido enjuiciado por el tribunal de justicia de La Haya, recibiendo sin lugar a dudas la condena a cadena perpetua. Haberlo ahorcado como ocurrió hace unos días no sirvió absolutamente para nada, porque lo único que se logra es fomentar aún más las terribles rivalidades que existen en ese país, siendo evidente la falta de imparcialidad del tribunal puesto que la condena ya se sabía antes del inicio del juicio. Mahatma Gandhi decía que si aplicábamos la ley del talión, todos quedaríamos ciegos, por supuesto que tenía razón.


ADVERTENCIA: las personas susceptibles abstenerse de ver los videos que se encuentran a continuación: Saddam Hussein video


2 comments:

Celena y Raúl said...

Gracias por instalar esta refelxión, sn duda que la energía que genera la violencia, se devuelve y se expande afectando a mas seres humanos, tu reflexón cambia las posibilidades del colectivo de pensar en ello y abrae una puerta para construir lo opuesto.
Recibe mis Cariños
Celena

Charly Karl said...

Celena y Raúl, todas las formas de violencia deben ser condenadas, provengan del sector de proviniesen.

Un abrazo!