Monday, June 19, 2006

Sociedades ilícitas


Hace cincuenta años atrás Alemania era un país en ruinas tras haber perdido una guerra iniciada por un psicópata, secundado por un séquito de individuos tan desequilibrados y despiadados como el.

Hasta 1989 un aberrante muro la dividía en dos, al este el comunismo y la opresión sin límites que siempre trae aparejado ese régimen, al oeste la libertad y el bienestar.

Resulta admirable ver cómo aquel país ha podido reivindicarse de tantos desaciertos, y en estos momentos organizar el más importante evento deportivo de la actualidad, el Mundial de Fútbol, al que concurrieron alrededor de 2 millones de turistas de todas las nacionalidades. Formidables estadios, magnífica organización, óptima seguridad, una infraestructura acorde a los requerimientos actuales, los que deben ser tomados como ejemplo en nuestro país, donde el presenciar un partido de fútbol se ha convertido en algo problemático no sólo por la mala calidad de la mayoría de los estadios, sino por la peligrosidad que representan ciertos individuos llamados "barras bravas", que no son otra cosa que marginales, que con su conducta delincuencial intimidan a los aficionados, contando en muchos casos con la complicidad de los directivos de los clubes apoyándose mutuamente y conformando sociedades ilícitas.

Si nos fijamos en los buenos ejemplos que abundan en el mundo y se tomaran las medidas correctivas cuanto antes, daríamos el primer paso para lograr lo que logró Alemania , y con el tiempo podríamos decir que vivimos en una sociedad civilizada.

1 comment:

Daniellha said...

Ojalá todos tomaran conciencia de lo qué es levantar a una nación, a pesar de todo lo que ha pasado ese pueblo, hoy tiene la mirada del mundo puesta en él con este evento tan importante.
Un abrazo.