Friday, May 11, 2007

Instituciones sólidas, garantía de progreso


Se suele decir que Estados Unidos se apoderó de parte del territorio de México, cuando en realidad es falso, ocultando deliberadamente como se sucedieron los hechos. Mientras el país con capital en la ciudad de Washington tenía una constitución basada en los principios liberales, que significa el respecto irrestricto a los proyectos de vida ajenos, dentro del absoluto cumplimiento de las leyes y sin que el estado intente regir la vida de los ciudadanos, interviniendo solamente para desarrollar sus actividades fundamentales, en el resto del continente la situación era diametralmente opuesta.

México poseía una constitución restrictiva, que ponía todo tipo de obstáculos a los inmigrantes llegados del continente europeo, dificultándoles su desarrollo personal siendo prácticamente relegados al plano de ciudadanos de segunda, razón por la cual en el norte de ese país por decisión de la inmensa mayoría de los pobladores, optaron por pasar a conformar parte del territorio de la que hoy es la única superpotencia, en una época donde el poder jurisdiccional de los Estados se encontraba bastante acotado por las inmensas distancias y la falta de comunicaciones, viviendo una situación cuasi feudal y el colonialismo entrando en su etapa de decadencia, no así en el continente africano donde se prolongó varias décadas más, y en algunos casos siglos.

Es completamente lógico que la gente pretenda vivir en un sistema republicano, donde inexorablemente rige el estado de derecho y se respeta la propiedad privada, porque es el punto de partida para que una nación alcance un desarrollo sustentable y sus ciudadanos velen permanentemente por las instituciones, porque es lo único que los preservará de la decadencia al no votar a candidatos populistas, gracias a la cultura cívica que trae aparejado el progreso constante de estos países donde no hay lugar para la demagogia y el esfuerzo personal siempre rinde sus frutos.

6 comments:

María del Carmen Lanús said...

Ayudame.

Charly W. Karl said...

Si puedo con mucho gusto te ayudo, pero me tenés que decir cual es el motivo.

Besos!

Bugman said...

Si hoy se hiciera un referendum para ver a qué país quisieran pertenecer los habitantes de las fronteras de los países de Sudamérica...habría algún movimiento apreciable?

Charly W. Karl said...

Bugman, seguramente el movimiento sería de una intensidad inusitada puesto que muchos partirían con rumbo hacia los Estados Unidos, Canadá, Europa o Australia.
De lo que estoy seguro, es que a Cuba y a Venezuela no querría ir nadie, ni siquiera los más fervientes defensores de los regímenes imperantes en esos dos complicados países.

Un abrazo!

Bugman said...

Charly, claro, lo que yo decía es si se pudieran incorporar a un país limítrofe. Digamos, una provincia boliviana pudiera unirse a Argentina, una Peruana a Chile, y así...

Charly W. Karl said...

Bugman, con respecto a Bolivia el año pasado el periodista Claudio Chiarutini perteneciente a radio América de Buenos Aires, dijo que gobernadores del noroeste argentino mantenían conversaciones con dirigentes del país del altiplano previendo una secesión, con la consiguiente incorporación de parte del territorio de aquel país al nuestro.
En el caso de Chile con Perú y Bolivia, existen diferencias ancestrales a raíz de la Guerra del Pacífico, en la que el primero con apoyo económico y militar de la corona británica se apoderó de la salida al mar de Bolivia y de territorio peruano, restituyendo una parte del mismo años más tarde.

Un abrazo!