Friday, June 22, 2007

La ciudad necesita un cambio

Monumento a la Bandera, ciudad de Rosario

La ciudad de Buenos Aires viene siendo gobernada desde hace varios años por representantes de la misma tendencia política, la centro izquierda, y no dejan pasar oportunidad sin decir que lo hacen para la gente, pero pese a ello y al importante presupuesto alcanzado gracias a los elevados impuestos que pagamos los contribuyentes, el estado de mantenimiento en muchos aspectos es lamentable. En la actividad pública abundan los empleados, varios de ellos fueron nombrados como compensación por determinados favores políticos realizados al gobernante de turno, también existen los llamados ñoquis, personas que van los días 29 de cada mes a cobrar su sueldo, al igual que sucede a escala nacional, siendo éste un claro ejemplo de corrupción política y administrativa, que ha fomentado una subcultura prebendaria llegando al extremo que una importante proporción de las partidas presupuestarias deban dedicarse a pagarle el salario a personas que no trabajan, mientras los que lo hacen de manera esforzada perciben en muchos casos magras remuneraciones que no les permite llegar a fin de mes.

El tema de la seguridad no debería estar ideologizado, desde el momento en que el delincuente no hace distinciones acerca de si su víctima es de tal o cuál tendencia. En varios lugares de la ciudad se encuentran laboratorios de producción de drogas, que posteriormente son vendidas especialmente a los más jóvenes, incluso han habido denuncias sobre la presencia de distribuidores en las cercanías de varias escuelas para abastecer con cocaína, marihuana, paco, éxtasis y psicofármacos a los adictos, en este caso todos menores de edad. Es sabido donde se encuentran esos centros de producción, y a pesar de ello no existe la voluntad política de erradicar el problema en forma definitiva, sabiendo que el narcotráfico tiene ramificaciones en todos los estamentos de la sociedad, desde las clases más bajas a las más altas.

La infraestructura obsoleta, hace que estos días en muchos colegios estatales no tengan suministro de gas para calefaccionar las aulas, ni hablar del estado de las veredas y calles con signos de desgaste pronunciado.

El domingo se efectuará la segunda vuelta para elegir jefe de gobierno, y mi voto será para el candidato del Pro, Mauricio Macri, porque no tengo dudas que está en condiciones de efectuar una gestión a la altura de las circunstancias, a diferencia de los políticos tradicionales puramente teóricos que a la hora de administrar, su inoperancia los lleva a crear nuevos problemas y agravar los ya existentes.

La ciudad necesita un cambio, el país también, y no es otro que volver a la constitución del año 1853, probablemente con algunas enmiendas para actualizarla pero manteniendo su espíritu de respeto a la libertad de las personas.

1 comment:

Agustin said...

vos vas a cobrar los dias 29 a la empresa de tu papito.......salame